Comer es, seguramente, uno de los mayores placeres de la vida, pero solo cuando tenemos tiempo y estamos relajados comemos disfrutando de verdad, paladeando, saboreando cada ingrediente y, en definitiva, convirtiendo esa comida en un momento placentero.

Nosotros siempre decimos que nos gusta asociar la comida a las emociones: cuando probamos la comida de un nuevo local, nos gusta convertir ese momento en un placer, saborear, disfrutar, dejar que nos emocionen. La recomendación de hoy apuntaba alto precisamente por eso, porque prometía emocionarnos y no dejarnos indiferentes… y así fue.

La experiencia gastronómica que os traemos esta semana se llama Feeling Gastrobar.

Feel16

Feeling lleva abierto 4 meses y con una sola visita se ha convertido en una de las mejores experiencias gastronómicas de los últimos meses. Es un local amplio, tranquilo,  y con una decoración moderna, para comer tanto en pareja como en grupos.

Feel18

Feel21

Feel20

Podríamos decir de su cocina que elaboran platos con ingredientes de temporada, de autor, un poco de experimentación y, en definitiva, cocina de alta calidad. Su chef se llama Alfonso Sánchez, un tipo majo y cercano que lleva 15 años dándole caña a los fogones, 8 de ellos al lado de Alberto Chicote como segundo de cocina un tiempo, jefe de cocina e incluso en la primera temporada de Pesadilla en la cocina.
A su lado, en la foto, el coctelero Rubén Valero, quien más adelante nos serviría uno de sus cocteles de autor.

Feel23

La carta de Feeling es muy completa, pero lo que más nos llamó la atención son sus combinaciones de menú, a cada cual más atractiva: tienen un Menú Tapas para dos personas, por 25 Euros/persona, un Menú especial para dos personas por 35 Euros/persona y un Menú desgustación gastrobar para tomar en barra por 15 euros. ¡Por combinaciones no será!

Feel22

Cuando nos sentamos, nos atendió Víctor Manuel Carrasco, el encargado del local, que fue muy amable y nos recomendó probar el menú degustación que tenían en ese momento. Ya sabéis que somos fáciles de convencer, así que lo leímos por encima, nos gustó todo y accedimos sin pestañear.

Feel24

Para empezar nos trajeron un aperitivo que ya olía de muerte, Sardinita aliñada con aceite de Queiles, tomates cherry y pimientos de piquillo. La sardina no sabía demasiado a pescado,  tenía un ahumado suave mezclado con cierto toque especiado y los lomos eran carnosos y sabrosos. Empezábamos bien.

Feel03

A continuación nos sirvieron un Bloody Mary con una receta modificada por el coctelero Rubén Valero: más zumo de limón, más salsa perrins, uno poco de salsa de apio, tabasco y un zumo de tomate especial. Hay que reconocer que es un coctel arriesgado, pero con las modificaciónes que había añadido se convertía en un coctel especiado que entraba muy bien.

Feel02

Antes de empezar a comer, un vinito blanco Abad Dom Bueno 2013, DO Bierzo que nos acabó acompañando toda la noche, un vino fresco, afrutado, ligero y fácil de beber, perfecto para cenas copiosas.

Feel15

Ya tocaba entrar en materia, y nos sirvieron tres pequeños entrantes: Porra antequerana, Alcachofa con miel y trufa, y Croqueta de choco con alioli.

La porra antequerana estaba suave, con poco ajo, un acierto para que puedan degustarla todos los publicos y el detalle del tomate dulce por encima le daba un toque dulzón que combinaba muy bien. La alcachofa era una delicia: tierna, con esa salsa de miel y trufa con la que cualquiera alucinaría, y un poquito de sal maldon que potenciaba el sabor. Es el típico plato que, aunque no te guste la alcachofa, te acabas comiendo, seguro.  Quizá la croqueta fue el entrante que menos nos entusiasmó de los tres, aunque si eres pro-croquetas, deberías probarla porque también estaba rica.

Feel01

Enseguida nos trajeron el primero de los platos, Sardina ahumada al sarmiento, con majao de aguacate y un poco de pico de gallo. El solomillo de sardina era generoso, el guacamole suave, combinando muy bien con el pescado. En la boca, con un poquito de la sal negra que llevaba debajo, era una explosión de sabor, nos gustó.

Feel04

El segundo fue un Tomate semiseco con burrata, arbequina y un poco de sal de humo. La burrata, deliciosa, pero el tomate era una auténtica pasada, con mucho sabor, dulce y calentito, que mezclado con la burrata fría hacía de este plato todo un cúmulo de sensaciones en el paladar. Uno de los mejores.

Feel05

Lo siguiente fue un Ceviche de corvina, al estilo de “la abuela peruana”, en recuerdo a una mujer peruana que hacía este fantástico plato. ¿Qué os vamos a decir de un ceviche, si es uno de nuestros platos favoritos? Este no era para menos, mucho pescado, suave, lo cual es bueno para todo aquel que se adentra en el ceviche por primera vez. Lo que sí estaba más fuerte era la salsa, por lo que si querías un poco más de sabor, mojabas en salsa, y si te gustaba suave, lo dejabas tal cual.
Por cierto… nosotros acabamos mojando pan.

Feel08

Después del ceviche vino más pescado, una Caballa con picada de mango y sésamo. El mango, fresquito y dulce, le venía de fábula a la caballa, que era también un trozo generoso sin sabor excesivo a pescado y calentito. Un plato potente que se mantenía al nivel de los anteriores.

Feel07

El quinto plato fue uno de los de campeones, un Arroz ibérico con alcachofas y boletus… ¡ahí es nada! Pues bien, de este arroz diremos que no sobró ni un sólo grano: estaba meloso, con un sabor concentrado e intenso a “ibérico” que nos dejó “pasmaos”. Amantes del arroz, fliparéis con este arroz ibérico tan original.

Feel06

Feel09

El último “plato fuerte” fue un Canelon de pato con crema de patata y trufa melanosporum rallada. Este plato olía que alimentaba a medio restaurante, casi nos caemos p’atrás de lo rico que estaba: de nuevo, un plato suave, sin demasiado sabor a pato, al contrario que la trufa, que estaba muy presente. Este fue mi plato preferido de la noche, algo exquisito.

Feel13

De momento, todo lo que habíamos comido nos estaba sorprendiendo, cada plato tenía “un algo” diferente, un sabor, una textura, una sensación…y todos mantenían un nivel bastante alto de calidad.

Antes de empezar con los postres, nos sirvieron una degustación de Horchata casera fresquita que entraba muy bien y servía para limpiar sabores en el paladar.

Feel12

Llegó el turno del postre, uno de esos de los que nos vamos a acordar durante mucho tiempo: Cerezas del Jerte confitadas con una sopa de chocolate blanco especiada y sorbete de coco. ¡Casi ná! Este postre era como comer una sopa fresquita con cierto sabor a chocolate, nada empalagoso y con esas cerecitas frías que le daban un toque de color que lo hacían más apetecible si cabe.

Feel11

Y por último, para terminar, Rubén Valero nos sirvió el coctel de autor del que os hablábamos al principio, un Feeling Temptation pensado para maridar el postre: vodka, licor holandés de yema de huevo, zumo de naranja y sirope de fresa. De nuevo, un coctel suave, con sabor a fresa y un toquecito de vodca en el fondo del paladar. Perfecto para acabar la noche.

Feel10

Terminamos de cenar muy contentos y haciendo una valoración del local más que positiva. No hubo ni un solo plato al que le pusiéramos pegas, todos tenían un nivel muy alto, la calidad de la materia prima era excelente y las presentaciones elaboradas: tal y como le dijimos a su encargado, Victor, nos sorprendió que con tanto plato no hubiese altibajos entre ellos.

Feel14

Quizá, los precios de Feeling en carta son un poco más elevados que la media de locales que solemos recomendar, ya que el ticket medio está en 40/45 euros, pero podéis apostar por un menú degustación más económico, como el nuestro por 37’50 Euros, que es excelente en relación calidad precio. Creemos que si lo que estáis buscando es, como nosotros, que os emocionen con una cocina de calidad, esta es una oportunidad que no deberíais dejar pasar.

Desde luego, si Feeling se llama así… es por algo.

Feel17

Os dejamos con su Facebook, su Twitter, su Web y sus datos para que no los perdáis de vista:

Plaza Conde del Valle de Suchil, 7

915917761

PD: si vais a Feeling, no olvidéis comentarle a Victor o a Alfonso que los habéis conocido a través de nuestra web. Ellos también son morros finos y seguro que os tratan de fábula.

¿Te ha gustado? Apúntate a nuestra lista y recibe recomendaciones semanales por email

Sobre El Autor

Juanda

Millonario de vocación, soy fotógrafo de profesión para guardar las apariencias, aspirante a profesor para parecer un tipo más interesante y amante del misterio para crear incertidumbre. Licenciado en comunicación y especializado en guión de cine, he escrito y dirigido cortometrajes, impartido cursos de audiovisuales, currela en un taller de soldadura (la pela es la pela) e incluso recepcionista de hotel, pero lo que más me flipa en esta vida es hacer fotos y el buen yantar.

2 Respuestas

  1. Miguel Angel Farmawi

    Buenos días,
    el pasado Sábado, siguiendo a ciegas vuestro post en el blog, ¿cómo no voy a confiar en vosotros?, tuve la oportunidad con unos amigos de poder elegir, esta vez me tocaba a mí encontrar un sitio “interesante”.
    Y así fue, un restaurante “interesante”, fuera de lo que ya habéis comentado dentro de vuestro repor, me gustaría aportar dos cosas más que para mí son importantes sobretodo cuando se habla de disfrutar de los pocos momentos que tenemos en la semana del ocio, los amigos y la cultura (si, la cultura, porque ¿quién me puede negar que el arte de cocinar, de sorprender en cada plato no es un arte?).
    Pues bien, aquí os dejo mi comentario.
    Fuera de lo hablado, materia prima y elaboración, totalmente de acuerdo con vosotros, existe un punto que hay que marcar y mucho dentro de lo que es degustar tantos platos. Nosotros decidimos por 4 entrantes y un plato fuerte cada uno junto con 3 postres. La linea de calidad en cada uno de ellos es constante, ninguno se puede decir que estuviera por debajo de un listón que se puede indicar como “Interesante”. En mi opinión y gusto, cabe destacar, la corvina, excenlente y sorprendente. El típico plato que a primera vista ya entra y quiénes no lo han elegido por ese maíz o por ser pescado tienen la necesidad de “pinchar en tu plato”.
    Pero como os decía fuera de lo que es la carta hay dos cosas que caben destacar. La primera la atención de todos y cada uno de los profesionales que dedican su tiempo a cada comensal, atentos y sin ser “pesados” siempre cuidando que no nos falte de nada, y menos de pan, !! reconozco que si…comí y mojé pan!!. El segundo punto a favor, es para los diseñadores del local han acertado no sólo con la amplitud de las mesas (hoy en día difícil encontrar un sitio dónde cabe tanto plato) sino con el espacio entre las mesas, que permite disfrutar sólo de la compañía con la que estás.

    Venga y para que éste comentario no parezca el típico de un follower del restaurante, una cosa a destacar en negativo: los postres; aunque las ideas de alguno de ellos no están mal, le falta (en mi opinion) darles una vuelta más, sorprender en sabores o texturas, en presentación.

    Pero en resumen gracias por hacerme descubrir este sitio.

    Responder
  2. jose

    Gracias por descubrirme este sitio! Altamente recomendable. Nos ha gustado mucho
    Platos mini que te permiten probarlo todo. Delicioso!

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.