La Panamericana ha cogido forma en nuestra memoria gastronómica, y después de la noche de ayer, es parte de nuestros restaurantes preferidos de Madrid.

Ya habíamos estado en dos ocasiones, y si normalmente ya habíamos experimentado un viaje en cada visita, lo ayer fue un viaje fuera de lo conocido, contado por todo un “cuenta cuentos”, Emiliano Reyes, un ingeniero venezolano reconvertido en hostelero, ahora gerente de este gran restaurante y también de La Panamericana de la calle Hortaleza, el primero que abrieron en Madrid.

pana30

Deciros que la cena duró unas tres horas, y luego pasamos a las copas y estuvimos como otras tres horas más en compañía de Emiliano y una botella de ron venezolano… pero eso es otra historia… nos centraremos en la que hoy nos atañe.

La cena en La Panamericana comienza rompiéndote los esquemas, y contándote que aquí todo es posible. Desde “comerte los sesos”,  hasta que un carabinero “se bañe en un jacuzzi”, que el sushi sea el postre, o que el café sea el primer plato. Todas estas y otras locuras suceden en este restaurante. Nosotros contaremos la nuestra, no completa, porque hay detalles que bien merecen no ser desvelados. Cada experiencia en este restaurante es, y debe de ser diferente.

pana15

Empezaremos comentando el local de la calle Antonio Pérez, 26 (en el que estuvimos cenando esta vez). Está dividido en dos ambientes, una zona para comer en mesas de dos, al lado de la barra, algo más tranquila, y otra zona del local, la más próxima a la puerta, donde las mesas son más grandes, y los decibelios alcanzan niveles mucho mayores. Es parte del encanto, y debes de saber que es así. ¿Nuestra recomendación? Empieza con un buen pisco-sour, os aseguramos que os ayudará a entonaros y estar como peces en el agua en este ambiente. Sobre la decoración, ambas zonas tienen palés de madera en las paredes, luces bien colocadas para tener la iluminación justa en cada mesa, muchos cactus y muchas macetas con limones.

pana16

Otro punto importante en La Panamericana es la carta. Debéis saber que se trata de un concepto totalmente diferente al que hayáis vivido en otros restaurantes, y que puede que te salga un poco mas caro de lo habitual, pero la experiencia bien lo merece, y estar tres horas mimado, atendido y disfrutando de manjares, a nosotros nos mereció la pena (aunque de penar, nada), y la pasta.

pana14

Por ello, por ser una experiencia única, sin dudarlo, recomendamos pedir el menú degustación, bien sea el de 30, o el de 40 euros por persona. Esto no incluye la bebida. Piensa que si riegas la cena con vino o con cócteles, se te disparará la cuenta. Nosotros, cenar con un pisco y agua, nos parece muy acertado.

pana31

Cuando eliges el menú degustación te puede ocurrir, como nos paso a nosotros, que cenes al revés. Si, sí, al revés. Resulta que empezamos por el café, que en este caso, claro está, es un falso café, un “Cardito” Express, hecho con verduritas y marisco. De sabor impresionante, y perfecto para empezar una lluviosa noche de sábado, como era nuestro caso.

pana2

Continuamos, para calentar el ambiente, con un falso chocolate con churros, que resultó ser una Crema de frijoles y los churros, falsas arepas con queso en su interior. La mezcla, y el mojar el churro en la salsa de estas buenísimas alubias, es toda una experiencia.

pana3

Después continuamos, con unos Cucuruchos de bienmesabe, hechos con lechuga. El adobo del bienmesabe con toques cítricos nos gustó mucho a los cuatro (fuimos acompañados de dos morros finos más, que por cierto se han convertido en muy fans de La Panamericana).

pana4

A continuación llegó, desde nuestro punto de vista, otro plato estrella de la noche, tanto por el sabor como por la presentación y la manera de comerlo: los dos Tiraditos, uno de Corvina con tomatillo, que le daba un punto de acidez, y otro de Salmón con salsa de maracuyá. Ambos acompañados de palomitas (por cierto, una mezcla exquisita, que pensamos copiar para nuestros tiraditos caseros).

pana32

Llegados a este punto, estábamos disfrutando a lo grande. Teníamos una conversación bien animada, y los platos iban y venían tranquilamente, sin prisa.

En el ecuador de la cena, llegó el esperado Bloody Mery, que a todos nos encantó… pero no pensamos desvelar toda su magia. Os dejamos las fotos y os animamos a que lo degustéis vosotros mismos, con todo el ritual de su preparación en vivo.

pana7

El siguiente plato, fue un Cucurucho de pollo con relleno con “Ají de pollo” y cilantro, bien calentito. El sabor del ají, con el crujiente de cucurucho de maíz (similar a los clásicos “nachos”), era espectacular.

pana8

Para seguir con platos calentitos, y por supuesto originales, continuamos con los Tacos de lomo salteado, con verduritas al wok. Una mezcla de sabores, entre lo asiático y sudamericano. Además, con el añadido de que la tortita del taco, no la usas para meter la carne, sino que se picas en tiras, y la introduces como si fuera pasta en el wok, lo mezclas bien, y entonces es cuando lo comes. Riquísimo.

pana9

Y terminamos con lo que deberíamos haber empezado. Un falso sushi. En realidad se trata de unos Niguiris de arroz con leche cubiertos con membrillo y acompañados de un falso wasabi, que en realidad es una compota de jalapeños (bastante picantona).

pana10

Para rematar, nos agasajaron con unas Obleas rellenas de dulce de leche y un licor, que a esas alturas de la noche y con dos pisco sour por barba, no recordamos ni de que era… pero rico, ¡estaba!

pana11

Esta cena ya está grabada en nuestro recuerdo como una de las mejores cenas de cocina fusión sudamericana, española y asiática que hemos tenido el placer de degustar. Nos encanta la cena con ritual, con historia, con cuento, con magia, y encima rica, original, trabajada, pensaba y desestructurada, ¿Que más se puede pedir?

Ayer con Emiliano entendimos y vivimos el concepto que persigue en su restaurante, y nos gustó. Nos gustó mucho.

A todos los que nos leéis, sabemos que deberíamos gestionar las expectativas, y por eso, os pedimos lo mismo que les pedimos a nuestros acompañantes. Ir con la mente abierta y con ganas de disfrutar, nada más. Después dejaros llevar.

Si tenéis la ocasión de visitar el local de Antonio Pérez, preguntad por Emiliano, y si vais al de la calle Hortaleza o por el mismo Emiliano (que a veces está), y si no por Charly, que es otro crack. Nuestros viajes con ellos han sido de 10.

Pincha aquí para escuchar una entrevista que hicieron a Emiliano Reyes en “Placeres Mundanos”, de RNE. Y aquí para ver un vídeo en el que nos enseña a hacer un ceviche.

El precio por el que salió este menú degustación fue de 44 euros por persona, incluyendo dos piscos por barba.

pana12

Esta es su web, y sus dos direcciones y teléfonos en Madrid:

http://www.lapanamericana.es/

Pana I:

C/Hortaleza, 72

915 241 397

Pana II:

C/Antonio Pérez, 26

915 626 660

PD. Y por último, como siempre, te pedimos como un favor especial, que cuando vayas, les comentes a Emiliano o a Carlitos que has llegado a ellos a través de nuestra página. Así sabremos cuantos de nuestros seguidores finalmente visitan los locales que recomendamos. ¡Muchas gracias por leernos!

¿Te ha gustado? Apúntate a nuestra lista y recibe recomendaciones semanales por email

Sobre El Autor

David

Se podría decir que soy un poco hombre orquesta, he probado a hacer muchas cosas diferentes, desde vender a puerta fría, hasta sonorizar películas y programas de tv… y al final todo eso ha servido para darme cuenta de que lo que más me gusta es escribir, sacar fotos, y sobre todo COMER, así que como verás, aquí lo gozo de lo lindo.

10 Respuestas

  1. Ana María

    Seguro que vale la pena conocerlo, ya no podemos decir eso de que “haremos horas extras” para darnos el capricho, pero romperemos la hucha para visitar el sitio.
    Muchas gracias por el consejo

    Responder
  2. Monder

    Mas que comida sudamericana yo diria peruana, mejicana, y peruano-mejicana. El lomo saltado ya es, en si mismo, fusion chino-peruana con mas de 100 años de historia.

    Responder
  3. Miguel

    Este sitio es espectacular. Está todo buenísimo y cuidado al detalle. Lo del Bloody Mary es una verdadera pasada. Los cucuruchos de bienmesabe y los Niguiris de arroz con leche cubiertos con membrillo completaron lo que yo pedí la noche que fui a cenar. Muy recomendable. Sorprenderá a cualquiera.

    Responder
    • conelmorrofino

      A nosotros nos gusta mucho. Una cena que se convierte en una historia, un cuento, y la pasión con la que te lo cuenta Emiliano Reyes se contagia.
      Vamos a tener que volver… ;)

      Responder
  4. Ana María

    Ayer estuvimos alli, excelente atención, Emiliano nos guió y aconsejó, solemos pedir “para compartir”, creemos que es la forma de degustar más platos de la carta apreciando sabores nuevos y valorarlos para la siguiente visita, muy recomendables todos, los tacos de lomo salteado son muy sabrosos y los postres inmejorables. Está para repetir.

    Responder
  5. Afrika del Rio

    Todo se ve muy bien y además de un enfoque diferente, han añadido la creatividad para que disfrutes una experiencia nueva. Pero….todo sea dicho correctamente. De los platos que mencionas, varios están inspirados en la comida peruana, no sudamericana. La cocina peruana que ahora está tan de moda, es muy rica y variada. Empezando por el famoso pisco sour, una delicia al paladar, seguido por los tiraditos macerados en zumo de lima, acompañados en salsa de ají o lo que prefieras. Luego el ají de gallina, un favorito de los peruanos, aunque se le haya añadido un toque distinto al servirlos en el cucurucho. El lomo saltado, originario de Perú con la fusión de la comida china, tras la llegada de mano de obra china para trabajar en las haciendas de la costa, allá por el S XIX. Y por último las obleas rellenas de dulce de leche, inspiradas en los alfajores peruanos, rellenos de manjar blanco, una delicia al paladar.
    Una buena idea de sacarle partido a la comida peruana y difundirla. Lo visitaré. ;-)

    Responder
  6. Belén y Luis

    Un sitio muy interesante, además de ser original se come bien. Gracias por vuestros consejos,

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.