Llegamos al Muñoca después de haber estado hace unos meses en Perrito Faldero, y seguir vía twitter a su chef Javier Muñoz-Calero. Estábamos en la búsqueda y captura de un sitio de platos para compartir, ya que un par de seguidores y morros finos habituales, gustan de estos manjares, y queríamos llevarles a algún restaurante de su agrado.

Nos costó encontrarlo, el acceso desde la calle Juan Ramón Jimenez está algo escondido, pero cuando vinos ese gran chimpancé con corona en la entrada, supimos que habíamos llegado.

muno17

Tras pasar el umbral, el ambiente es muy acogedor. Predominan los colores grises y blancos, y siendo un lugar con techos bajos y sin ventanas, salva mucho estos dos inconvenientes con colores claros y una buena iluminación. Uno de los rincones y espacios que más me gustaron, fue la barra. El local no sería lo mismo sin esa gran barra cuadrada blanca, que invita a tomar algo.

muno3

muno1

Muñoca es una “Neotasca”, como lo llaman ellos, el típico concepto español de tasca (de ahí lo de su gran barra), pero dándole una vuelta muy interesante. Ahora os contamos por qué.

muno2

El servicio estuvo amable, y nos comentó detalles de la carta, nos asesoró diciéndonos que ellos no tenían especialidades, pero que sí había algunos platos preferidos por sus clientes. Nosotros, como siempre, nos dejamos guiar.

muno4

muno5

Antes de pedir, nos informaron de que todo eran medias raciones, y todo se ponía para compartir, (nuestros acompañantes daban palmadas con las orejas).

Lo primero que trajeron fueron unos encurtidos y el pan en una bolsa craft de lo más molona (la quiero para mis cenas en casa). El pan estaba muy bueno, te ponen de distintos tipos: blanco, negro y con cereales.

muno6

Empezamos la noche con Foie en polvo de quicos con pan bizcochado y gelatina de amaretto. Este plato nos gustó mucho, sobre todo por el pan bizcochado, y la gelatina, que era lo que le daba un toque distinto. El único “pero” es que encontramos el foie un poco frio. Creemos que con un poco de temperatura, nos habría gustado aún más.

muno7

Después, nos invitaron a la Coca de cecina, que no habíamos pedido, y fue todo un acierto. Nos gustó muchísimo a todos (y eso que tenemos gustos muy variados).

muno9

De las Brochetas de langostinos en gabardina negra y curry de Madras, destacaría la presentación y el sabor que le da el sésamo. Aparte de estos detalles y la cuidada presentación, son como unos “langostinos con gabardina”.

muno10

Después pasamos a los Churritos de pollo 2.0, bien crujientes, finos. La salsa era de miel mil flores y mostaza, nos encantó, somos muy fans de esta salsa.

muno13

Los Ricitos de calamar muy buenos, los comimos como si fueran pipas. El rebozado no era nada pesado, con lo que te los comías sin darte cuenta. La salsa de cítricos muy útil: es un gustazo poder regarlos sin necesidad de exprimirlo en el momento (aunque esto también tiene su encanto).

muno12

Seguimos con la Tortilla de patata. Y aquí si hubo diversidad de opiniones. En general encantó, pero a mí me faltaba patata. Hay muy pocas tortillas que me sepan tan buenas como la de mi abuela o la mía (jo, ¡es que la mía me gusta!), cuando me sale bien; o aunque sea un clasicazo, la del “Mesón de la tortilla”. Así que para mi es un plato peligroso de pedir, ya que he comido muchas tortillas de patata y tengo mucho con lo que comparar. Lo que sí que os puedo decir, es que la recubre una parte de huevo muy cuajado, y dentro, está sin cuajar. Se rompe casi al servirla. Desde luego, la disfruto mucho mas así, que tipo mazacote.

muno11

Llegó el Falso arroz con calmenillas (un tipo de setas) y comté (un tipo de queso). Nos dijeron que la ración era muy pequeña, pero menos mal que no pedimos mas, fue el plato que menos gustó en general. (En el resto acertamos, con tanto “platete”, no está mal, no?)

muno8

Como plato final (y que nos lo podríamos haber ahorrado, porque ya estábamos llenos para ser una cena), optamos por unos Daditos de lomo bajo, chips de ajo y punta de triguero. Todo esto con unas patatas caseras. El conjunto muy bueno, las chips de ajo requemadillas para nuestro gusto.

muno14

Nosotros no nos vamos sin postre, así que optamos por un Helado de mantecado infusionado con vainillas de Madagascar. Estaba bueno, aunque no nos queda muy claro en este plato lo que es “infusionado”. En este caso, a pesar de que la combinación del helado con el crujiente de las vainillas nos gustó, no estuvimos tampoco muy diestros a la hora de elegir.

muno15

Salimos a 22,4€ por persona, repitiendo bebidas (coca-colas, dos copas de vino, cervezas, y agua). El precio es bastante correcto a nuestro parecer.

En general, es un buen afterwork. Entre semana, y en la zona en la que está (Cuzco), es perfecto para tomar algo después de trabajar, aunque también puede estar bien para compartir un picoteo antes de salir.

Eso sí, según nuestra opinión, sí hubo ciertas cosas a mejorar. Tres de los platos que pedimos, no los tenían. Es normal, teniendo una carta tan extensa (con mas de 30 platos), pero tal vez sería bueno avisar antes de comenzar a pedir. Y por otro lado, entre unos platos y otros había mucha diferencia de cantidad. Esto entendemos que puede provocar que haya gente que salga no muy llena y con sensación de haber pagado mucho, o gente como nosotros “bien rellenos” y con la sensación de haber pagado lo justo.

En fin, en general un buen descubrimiento y buena experiencia en esta “Neotasca” del chef Javier Muñoz-Calero.

Como para gustos colores, si tuviéramos que elegir, en general nos quedaríamos de momento con el Perrito Faldero. Ahora iremos a probar el Tartán en la azotea del Círculo de Bellas Artes, ¡qué ganas!

muno16

Como de costumbre, aquí os dejamos su web, y el resto de datos:

http://www.munoca.es/

Calle Juan Ramón Jimenez, 22.

913 591 440

PD. Como es costumbre, te pedimos que si les visitas, les cuentes que has conocido este lugar gracias a nuestra página. ¡Te lo agradeceremos enormemente! ;)

¿Te ha gustado? Apúntate a nuestra lista y recibe recomendaciones semanales por email

Sobre El Autor

David

Se podría decir que soy un poco hombre orquesta, he probado a hacer muchas cosas diferentes, desde vender a puerta fría, hasta sonorizar películas y programas de tv… y al final todo eso ha servido para darme cuenta de que lo que más me gusta es escribir, sacar fotos, y sobre todo COMER, así que como verás, aquí lo gozo de lo lindo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.