Vamos a haceros una confesión, uno de nuestros sueños en Con el morro fino es poder “morrofinear” por otras ciudades de España y traeros aquí aquellos lugares donde más hemos disfrutado comiendo. Así que nos hemos dicho, ¿qué mejor manera de empezar a descubrir la gastronomía de una ciudad nueva, cuando esta ciudad celebra sus fiestas más famosas?

Valencia celebra las Fallas esta semana y ya que tenemos el AVE, que nos deja en el mismo centro de la ciudad, os traemos una recomendación extra para que podáis disfrutarla todos los que viajéis a la ciudad este fin de semana, el Restaurante Refugio.

Ref13

Algunos miembros de este equipo viajamos a Valencia a menudo, y en una de estas, paseando por el antiguo barrio del Cármen (recomendado para todos aquellos que no conozcáis la ciudad) nos topamos con uno de los famosos refugios antibombas de la ciudad, construido durante la Guerra Civil, y que hoy se ha convertido en un reclamo turístico. Justo enfrente, estuvo durante años un restaurante conocido en la ciudad como “La Cañamería“, local provocativo donde los hubiese que, hace 5 años, decidió renovarse y convertirse en lo que es hoy, Refugio.

Ref10

Ref11

El local lo lleva una pareja, Paco y Rocío, aunque si le preguntas a Paco te dirá con muy buen humor que “la que manda es Rocío“, que también está dando el callo en la cocina con los primeros platos. Completa el equipo en cocina el chef Sergio Cerveró, que lleva 9 años con ellos y que asegura “es el único sitio donde me ha dado carta blanca. Yo viajo mucho y siempre me quedo con productos o ingredientes que luego me traigo y meto en mis platos. Me encanta la cocina Tailandesa“. Casi sin quererlo, nos habíamos topado con un local de cocina fusión.

¿Qué podéis comer en Refugio?
Nosotros os recomendamos que tiréis de menú diario (¡Ojo! De lunes a domingo), lo tienen por 15 Euros y es una auténtica pasada tanto en calidad como en cantidad, hemos estado en pocos lugares donde acabes hasta arriba con un menú diario. También tenéis, por supuesto, un montón de platos en carta, que la cambian anualmente y están a puntito de hacerlo, para después de Fallas.

Menu

De primero nosotros elegimos Cazuelita de pulpos al chocolate y Barca de berenjena con pincho de Kofta y Tzatziki.

La primera impresión de ambos platos nos gustó mucho, y el sabor…¡¡qué sabor!! Los pulpitos tenían un sabor a chocolate, pero muy ligero y elegante (que nadie se asuste, no estaban dulzones). Los acompañaba una especie de revuelto de patata con taquitos de verduras, que mezclado con la salsita del pulpo estaba riquísimo.

Ref02

La barca de berenjena con el pincho nos llamó mucho la atención por su presentación, muy cuidada, y porque se trataba de un primer plato con muchos sabores diferentes, todos suaves pero que se mezclaban muy bien. El pincho era de Kofta, una especie de albóndiga típica de oriente medio hecha con cordero y especias, y el Tzatziki es una salsa griega hecha con yogur, pepino, aceite, limón, ajo y perejil. Fusión con elegancia.

Ref01

Enseguida llegaron los segundos, y os aseguramos que nos sorprendieron por lo generosos de sus raciones. Como nos diría Sergio después en la entrevista, “¡el lomo de merluza era guapísimo, eh!”. El “primer segundo” fue un Lomo de merluza con Curry de calabaza y coco. El lomo debía ser de merluza mutante de lo grande y sabroso que estaba, y la salsa de coco (que, increíblemente, era la primera vez que la cocinaba) fue todo un descubrimiento. Tan rico, que nos pedimos una copa de vino blanco para disfrutarlo bien.

Ref03

El otro segundo fue un plato más “clásico”, habíamos pedido uno del menú pero se les había terminado, así que Paco nos ofreció algo diferente y fuera de carta pero muy parecido, un Codillo con pimienta rosa, salteado con setas chinas y pimientos de padrón. El codillo prácticamente se deshacía al pinchar el tenedor, y mezclado en la boca con un poquito del salteado era una locura de plato. Nos gustó mucho.

Ref04

Tocaba el postre, y ya estábamos un poco “hasta arriba” con tanta comida, pero si todo seguía en la misma línea, los postres debían ser de 10. No elegimos, Paco nos dijo “uno de cada y así probáis dos, ¿no?“. Y claro, ya sabéis que nos gusta que nos recomienden así que accedimos: Tarta de Brownie y Crumble de ciruelas.

Podéis verlo en la foto…¡menuda tarta de brownie! Ligero por fuera y espeso por dentro, pero sin ser cargante o pastoso. Con un montón de trocitos de nuez, tenía el tamaño justo para disfrutarlo y no acabar hasta arriba de brownie, “murico”.

Ref05

La tarta de ciruela era espectacular, un postre CASERO (sí, con mayúsculas) de esos que te recuerdan a los que hacía tu abuela cuando eras un crío, con ricos trozos de ciruela por dentro y un toquecito de canela, buenísimo.

Ref06

Y cuidado, que ahora viene el detalle “molón”. Cuando acabas de comer te dan una tarjeta de visita que, si la abres, tiene espacios para que te cuñen. Un cuño por comensal (no como en otros lugares, que te ponen un cuño por visita) y cuando llegas a los 10 cuños…¡comida por el morro! ¿A que son enrollados?

Ref08

Os recordamos que salimos a 15 Euros por persona (menú diario en sábado) y que visto la calidad y la cantidad de cada plato, salimos de allí super satisfechos. Además, sabemos que Refugio se está convirtiendo en un referente en la ciudad de Valencia, así que desde aquí les deseamos mucha suerte.

Aquí tenéis su Facebook y página web:

http://www.refugiorestaurante.com

C/ Alta, 42

963917754

PD. Si vais a Refugio, decidle a Paco que vais de parte del blog “Con el morro fino” que les visitó en febrero, estamos seguros de que os van a tratar con muy buen rollo.

¿Te ha gustado? Apúntate a nuestra lista y recibe recomendaciones semanales por email

Sobre El Autor

Juanda

Millonario de vocación, soy fotógrafo de profesión para guardar las apariencias, aspirante a profesor para parecer un tipo más interesante y amante del misterio para crear incertidumbre. Licenciado en comunicación y especializado en guión de cine, he escrito y dirigido cortometrajes, impartido cursos de audiovisuales, currela en un taller de soldadura (la pela es la pela) e incluso recepcionista de hotel, pero lo que más me flipa en esta vida es hacer fotos y el buen yantar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.